Cartel de Chris Ware para la Small Press Expo 2012

Nunca nos cansamos de decirlo; el virtuosismo de los autores de cómic nos fascina. Es el caso de Chris Ware, un magnífico autor que compone (en imágenes) como nadie. Una pequeña muestra es este cartel para la Small Press Expo que se celebrará en Bethesda en el próximo mes de septiembre.

Pero para entender bien eso de la “composición en imágenes” atención a esta paginaza (versión grande aquí) apabullantemente genial y monstruosamente poliédrica (por elegir un par de adjetivos al azar):

Por si sus maravillosos cómics fueran poco, Chris Ware fue noticia (esta vez en los medios tradicionales) en abril de 2010 por sufrir la censura de la revista Fortune al rechazar una portada suya para ilustrar el número especial que esta publicación dedica cada año a las 500 mayores empresas de EEUU.

Ellos le encargaron una portada y él les devolvió una implacable crítica contra el capitalismo y los excesos financieros. De lejos no se llega a apreciar del todo, pero si la observáis en grande se pueden ver numerosos detalles de las actividades poco loables de las grandes corporaciones a las que la revista pretendía homenajear. Al final la ilustración de Ware fue sustituida por esta, más “correcta”, del autor Daniel Pelavin.

Aleix Saló lo vuelve a hacer


“Habrá quien crea que nos gobiernan astutos villanos que controlan eficientemente nuestro destino, pero yo soy más del principio de Hanlon: ‘Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez’. Vamos, que estamos gobernados por ineptos.”

Cuando hace un año más o menos Aleix Saló reventó Youtube con el vídeo promocional de Españistán demostró un par de cosas:

1) Que la promoción de un libro ya no es lo que era. Antes bastaba con ir a Buenafuente y responder las preguntas pactadas. Ahora tienes que hacer obras maestras como era aquel Españistán:


2) Que un ilustrador tiene más sentido común, inteligencia y poder divulgativo que montones de expertos, periodistas, políticos y opinadores diversos que pueblan a diario los medios de comunicación.

Y no sólo lo ha vuelto a hacer con esta promoción de Simiocracia, su nuevo cómic, sino que se ha superado, elevando el nivel de la crítica de un país llamado Españistán que quiso seguir la senda de la codicia celtibérica. Un cocktail bomba oigan.